La Isla de Cortegada, una de las piezas que conforman el hermoso puzzle de las Illas Atlánticas, está conectada al continente por una gran lengua de arena de unos 190 metros de ancho. Este arenal, anegado cuando la marea está alta, queda totalmente expuesto durante la bajamar. Tanto es así, que sobre él se construyó un camino que permite atravesar los viveros y llegar andando hasta la isla. Esta calzada conocida como “o camiño do carro” (“el camino del carro”) facilita las tareas de marisqueo en los viveros necesarias para la comercialización de las famosas almejas de Carril.

Los viveros de Carril son parques de cultivo en los que se crían almejas y berberechos. Sus lindes están delimitadas por piedras, como si de un terreno de labradío se tratase. Los viveros, al igual que las fincas, tienen propietario, que es el encargado de su mantenimiento y explotación. Y es que, en contra de la creencia popular de que los bivalvos se dan en el mar de forma espontánea, detrás de su cría hay mucho esfuerzo, tiempo y dinero invertido. El marisqueo es una actividad regulada que da empleo a miles de gallegos. El censo de mariscadores de Galicia dice que la gran mayoría (86%) son mujeres. Estas valientes que salen a faenar contra viento y marea, luchan a diario contra el furtivismo y los bandazos del mercado en aras de conseguir rentabilizar una actividad económica fundamental y lograr una pesca sostenible.

Mariscadora en el agua Mariscadora en los viveros de Carril Mariscadora de almejas de Carril Grupo de mariscadoras en Bamio

Desde la mayoría de las habitaciones y suites de Casaldomar se puede disfrutar de una visión panorámica de los viveros de Carril y la actividad que generan. A escasos metros del hotel, esta estampa costumbrista suele despertar la curiosidad de nuestros huéspedes. Algunas asociaciones locales, como Amarcarril, ofrecen rutas y talleres de marisqueo a pie. Esta actividad permite conocer de primera mano y sobre el terreno cómo es la labor que desarrollan las mariscadoras gallegas. Un plan 100% recomendable, muy didáctico y apto para toda la familia.

Taller de marisqueo de Amarcarril  Taller de marisqueo para niños