Sin duda la camelia es una planta especial que llena de colorido las épocas gallegas más frías y sombrías. Su color, su olor e incluso su sabor son propiedades que cada día atraen a más seguidores.

Tanto es así, que en estos meses se celebran fiestas, concursos y exposiciones sobre sus flores y cada vez es más habitual en Galicia un turismo de invierno, que contempla en la Ruta de la Camelia sus 200 variedades en pleno esplendor. Las características atmosféricas y las propiedades de la tierra de las Rías Baixas hacen que este sea un lugar idóneo para el cultivo y floración de la camelia, pudiendo así encontrar en esta zona más de mil ejemplares diferentes.

En Casaldomar, nuestros huéspedes tienen el privilegio de presenciar las preciosas alfombras vegetales que nos regalan a diario la flores de las camelias de nuestro jardín. Un panorama bello y natural formado por una flor asiática que, como dijo Camilo José Cela, «se encontró a gusto entre nosotros y se convirtió en la flor de Galicia».

Alfombra floral de las camelias rosas de Casaldomar  Camelias rosas caídas en el jardín de Casaldomar